La sonda nasogástrica es un tubo de plástico flexible de diferentes calibres y longitudes que se pone a un paciente desde la nariz, pasando por el esófago y llegando al estómago.

La sonda Nasogástrica es una técnica de enfermería que consiste en introducir una sonda por la nariz hasta el estómago, con diversos objetivos como puede ser, alimentar al paciente cuando no puede por vía oral, administrar medicamentos, efectuar un lavado gástrico con fines terapéuticos, aliviar y/o obtener muestras de contenido gástrico entre otros usos médicos.

Sonda Nasogástrica
Sonda Nasogástrica

Tipos de sondas nasogástricas

  • Levin: Tiene una única entrada y diferentes longitudes para niños y para adultos.
  • Salem: Tiene una doble vía de entrada, de esta forma se puede extraer el contenido gástrico.
  • Fleka: Es de mucho menos calibre y se usa cuando se espera que vaya a ser utilizada por el paciente durante mucho tiempo.

Es importante mencionar que la sonda Nasogástrica no puede utilizarse bajo ninguna circunstancia en pacientes con:

  • Contraindicaciones
  • Fractura de cráneo
  • Fractura de nariz
  • Esófago obstruido o perforación esofágica
  • Varices esofágicas con riesgo de sangrado.
  • Por ingesta de sustancias causticas, alcalinas, ácidas.
  • Problemas de coagulación
Sonda Nasogástrica
Sonda Nasogástrica

La instalación para colocar una sonda nasogástrica consiste en primer lugar en explicar al paciente el procedimiento que se va a realizar, ya que es necesaria su colaboración para hacer más fácil el situar la sonda en su lugar.

Es importante colocar al paciente en una posición adecuada, que se conoce como “posición de Fowler”, la cual consiste en levantar la cabecera de la cama unos 60 grados y colocar al paciente semisentado para que de esta forma se relaje la musculatura abdominal y sea más sencilla la entrada de la sonda.

La gran mayoría de las sondas llegan hasta el estómago, pero también existen sondas que llegan hasta varios tramos del intestino delgado