El término de medicina cannabica se refiere al uso de toda la planta de marihuana sin procesar, o de sus extractos básicos, para tratar ciertos síntomas de enfermedades y otros trastornos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos no ha reconocido ni aprobado la planta de marihuana como medicina cannabica, sin embargo, el estudio científico de las sustancias químicas de la marihuana, llamadas cannabinoides, ha llevado a la aprobación por parte de la FDA de dos medicamentos en forma de píldora que contienen cannabinoides.

MEDICINA CANNABICA
MEDICINA CANNABICA

Es posible que a medida que continúan las investigaciones se aprueben más medicamentos.

Existen medicamentos elaborados a base de THC, tales como el dronabinol y la nabilona, recetados en forma de píldoras para el tratamiento de náuseas en pacientes que reciben quimioterapia para el cáncer, y para estimular el apetito en pacientes que tienen síndrome consuntivo debido al sida.

También se han aprobado o se están estudiando otros medicamentos elaborados a base de la medicina cannabica.

El nabiximol un atomizador bucal disponible actualmente en el Reino Unido, Canadá y varios países europeos para el tratamiento de la espasticidad y el dolor neuropático que pueden acompañar la esclerosis múltiple, combina el THC con otra sustancia química de la marihuana denominada cannabidiol (CBD).

La medicina cannábica o el CBD no tiene las propiedades gratificantes del THC, e informes anecdóticos indican que puede ser prometedor para el tratamiento de trastornos convulsivos, entre otros.

En Estados Unidos se está probando un medicamento líquido a base de CBD llamado Epidiolex para el tratamiento de dos formas graves de epilepsia infantil: el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.

MEDICINA CANNABICA
MEDICINA CANNABICA

Cuando escoja una medicina cannábica busque:

  • Productos ricos en CBD: Para maximizar el impacto terapéutico, escoja productos que contengan ambos, CBD, un compuesto no embriagante y THC, el principal componente psicoactivo del cannabis. El CBD y el THC trabajan mejor juntos, potenciándose los beneficios terapéuticos de ambos.
  • Sellos claros: Busque etiquetas que muestren la cantidad y el radio (proporciones) de CBD y THC por dosis, la fecha de manufacturación y el número de lote (para control de calidad).